La Noche de los Lobos
Image and video hosting by TinyPic
La Noche de los Lobos hará convivencia a todas las especies, desde los demonios hasta los ángeles disfrazados de licántropos o lobos, tu alma se liberará en un vacio oscuro o en una luz flotante.¿Te atreverás a entrar en un mundo lleno de dificultades? ¿o te quedarás sólo a ver como todo sucede? ¡Guía tus emociones!
Usa la siguiente imagen para nuestra imagen de Afiliación :D
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Nuevo Foro aviso a usuarios
Jue Dic 03, 2015 4:08 pm por Magnus

» Hola :3
Dom Oct 11, 2015 4:33 pm por Nacilë Montaraz

» De vuelta
Miér Oct 07, 2015 2:37 pm por wolfrun

» camino al norte [roll privado alaska y sivir]+18
Mar Oct 06, 2015 1:30 pm por Magnus

» Zafira La Reina del diamante
Vie Sep 25, 2015 6:39 pm por Saphyra

» Soy Saphyra
Vie Sep 25, 2015 6:08 pm por Saphyra

» Bienvenida a todos los nuevos integrantes
Lun Sep 21, 2015 7:27 pm por Magnus

» Me presento
Lun Sep 21, 2015 7:22 pm por Magnus

» Nombres encadenados
Dom Sep 20, 2015 1:02 am por Pluma de Algodon

» Me presento :D!
Mar Sep 15, 2015 10:09 pm por Magnus

Los posteadores más activos de la semana

Los posteadores más activos del mes

Galería



Nuestra Página de FB


LEDLA


ARM


Mi Personaje de Rol Sulm

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi Personaje de Rol Sulm

Mensaje por Kelly MH. el Miér Ago 06, 2014 1:00 pm

Nombre: Sulm Bollet Darak
Genero: Femenino
Edad: 1 año y 6 meses a punto de cumplir 1 año y 7 meses
Color de pelaje: Blanco nieve, gris y negro, cabello rojo sangre, cuatro aros en la oreja, unas plumas de color dorado que encontró en su largo camino, un collar gris con una placa de un gato de ojos verdes
Color de ojos: Unos ojos bellisimos de Color verdes resplandecientes, cuando se enoja se vuelve un rojo intenso y su pelaje se vuelve negro
Rango: Espera un rango, sería mejor que el Alpha decidiera el rango de Sulm
Familia: Dejo la manada así que su única familia que tiene ahora es Warrior
Pareja: No le interesa tener uno
Descripción Física:Un pelaje hermoso de color blanco nieve, gris y negro, un collar gris claro con una placa de gato con unos ojos verdes, su pelo de color rojo sangre, sus plumas colgadas del pelo son de color dorado lo encontró por su largo camino por encontrar una nueva manada, cuatro aritos grises en unas de sus orejas, cuando está enojada se transforma en un arma acecina, su pelaje se vuelve negro y sus ojos de un color rojo, cuando esta triste, se vuelve negra y de ojos amarillos (pondré imágenes abajo, olvide poner esa parte en la inscripción xD) sus ojos un color verde resplandeciente ,resplandecientes, aunque por otra parte pueden volverse de un color rojo intenso para clavarte la mirada y desgarrarte, su complexión es delgada y muy musculosa, atlética y sobre todo, extremadamente fuerte, ya que gracias a las técnicas de caza y lucha de los lobos la han vuelto un arma de matar inexpugnable, a pesar de ser una hembra es envidiable su velocidad, agilidad, fuerza y resistencia, todos los perros e incluso lobos que la desafiaron o intentaron atacarla no se volvieron a ver, las habilidades de esta malvada hembra no son normales en si quiera un perro entrenado de peleas, nunca participo en ellas pero imaginaros si lo hubiera hecho...sangre, sangre y más sangre...justamente no de ella, colmillos y garras afilados como navajas, fuertes, potentes, mortales y letales, lo mejor que se puede hacer es huir lo antes posible para no conseguir un suicidio
Historia: Otra mañana de Septiembre comenzaba, el roció caía lentamente, gota a gota, mientras que algunos rayos de Sol comenzaban a salir después de la fría tormenta de anoche, el Sol fue iluminando lentamente hasta llegar a una cueva. Un enorme lobo, con la pata trasera izquierda de color blanco, tenía una gran y profunda cicatriz en el ojo izquierdo, se veía intimidante. Salió de la cueva y estiró las patas delanteras, aulló muy fuerte, ahuyentando a todas las aves que estaban cerca de la zona. Miró levemente hacía atrás con una sonrisa en la cara. Ahí estaba, era una loba hermosa y grande, color blanco, las patas de color café, junto con la cola y algo en la frente, y amamantaba a una pequeña y frágil lobita de unos días de nacida.
Drock:
-Me sorprende que aunque fue la más débil y la última en nacer, fue la única que pudo sobrevivir – dijo cabizbajo y algo triste el gran lobo negro
Jazmin:
-Sí… Es una lástima, sería feliz con mis otros 3 hijos, pero la vida sigue, para mi madre también fue difícil criarnos. – comentó la loba blanca
Drock:
-Sí, hablando de eso, creo que ya vienen, ya puedo olerlos – dijo y levantó la cabeza
Unos 3 lobos se acercaban moviendo las colas suavemente, menos una, la que venía hasta enfrente, una vieja, pero hermosa loba de color totalmente blanco, y unos ojos grandes y de color azul, detrás de ella venían 2 lobos jóvenes que iban peleándose, una era blanca con una manca café obscura en el ojo, y el otro era café con guantes blancos, junto con el hocico y el pecho.
Daera:
-Hola Drock, venimos en cuanto te escuchamos. Cómo está todo? – Dijo seria
Drock
-Hemos perdido a un cachorro por el frío de la tormenta, los demás murieron misteriosamente. –
Daera:
-Bueno, no esperaba menos. Todas las madres hemos sufrido la pérdida de hijos – comentó y entro a la cueva –Vamos a ver a la cachorra – sonrío levemente y caminó hasta Jazmin, la cual entre sus patas tenía una cachorra –Ah… Sé ve muy débil y pequeña, tal vez no llegué vivir mucho – comentó algo cruel
Drock
-Yo y Jazmin nos encargaremos de que todo esté bien – dijo caminando
El par de lobos entraron jugueteando. La hembra se paró
Shasta:
-Y cómo le vas a poner? – dijo muy sonriente
Jazmin:
-Pues… había pensado ponerle Alondra – dijo sonriente
Drock y Daera pulverizaron con la mirada a Jazmin
Daera:
-Alondra? Estás mal de la cabeza? Cómo vas a ponerle a tu hija el nombre de un pájaro!
Drock:
-Yo había pensado en Sulm
Daera:
-Bueno, eso me parece mejor. Se llamará Sulm y punto.
Jazmin les miró con los ojos como platos
-E… Está bien. Sulm, será.
Dared:
-Está igual de gacha que tú Drock – río
Drock le miró sonriendo con una ceja arqueada y le empujo con si gigantesca pata al piso.
Daera:
-Bueno, regresaremos a nuestra manada, es una lástima que no estén con nosotros, pero el Alpha no los aceptará con un cachorro. Nos veremos en invierno – Comentó y comenzó a irse, Dared y Shasta la siguieron.
Drock miró a Jazmin y se echó junto a ella.
-Todo va estar bien – murmuró y puso su cabeza entre sus patas.

Habían pasado ya casi dos meses desde la visita de aquellos lobos. La cachorra Sulm ya caminaba y comenzaba a interesarse por salir, aunque no podía, sí lo hacía, lo más probable era que la mataran, ya que estaban en los límites de su antigua manada.
Drock:
-Sulm, te vas a quedar aquí en lo que nosotros volvemos de la cacería, no quiero verte afuera de la cueva, no aúlles y no hagas nada de ruido – dijo el gran lobo
Jazmin:
-No tardaremos mucho, además estás algo flaca ya, y tienes que tomar algo más que leche – sonrió levemente – No tardamos – murmuró y se fue
La cachorra se quedó callada mirando cómo se iban sus padres, quería ir, no sabía que era la caza, y nunca había comido algo que no fuera leche de su madre, se preguntaba mientras esperaba sí sería buena o mala, su vida no era interesante, lo único que hacían era permanecer aquí y algunas veces salían, pero nunca habían salido juntos. Pensaba.
Después de un buen rato de espera, para ella, ya que era demasiado impaciente, asomó su hocico para captar algún olor, se sorprendió, puesto que no sólo captó un olor, eran millones de olores, los árboles, el pasto húmedo, la madera, los conejos, los venados e incluso varios lobos, las cosas no estaban cerca, pero ella tenía un olfato de lo más fino, emocionada por eso salió, olió algo y decidió buscar lo que estaba más cerca, un olor extraño, parecía con pelo, algo pequeño, qué sería? Cada vez que se acercaba se emocionaba más. Al fin llegó, a lo lejos había algo de color blanco, sus ojos eran rojos, era pequeño y esponjoso, tenía orejas largas y patas pequeñas. La lobezna se acercó lentamente y agazapada hacia él
-Hola!! – Gritó felizmente moviendo la cola. El conejo se quedó inmóvil y paralizado del terror, Sulm sonrió y lo aventó con su patas, quería jugar, sin embargo el conejo seguía en shock –Ven! Vamos a jugar! – sonrió y se puso el pose de juego, saltó y corrió hacia un lado y hacia el otro, tomo al conejo del cuello, lo lanzó al aire y lo atrapó, sin darse cuenta le enterró los colmillos que apenas le habían salido y al lanzarlo lo desgarro. El conejo comenzó a sangrar –Oye! Qué es eso? – Dijo sorprendida y ladeo la cabeza, lo olfateó y la probó –Oye que bien sabe! Tienes que probarla!- sonrió –Oye….- dijo al ver que el conejo no se movía –Qué te pasa? – ladeo la cabeza.
Una ligera brisa de aire trajo un olor a lo lejos, aún más extraño –Tengo que irme! – dijo y comenzó a correr hacia el aroma, había salido de su cueva y no regresaría hasta averiguar qué era eso corrió hasta ver algo extraño y a la vez aterrador, parecía un lobo, con espinas en la espalda, no tenía piel en la cola ni el toda la cara, tenía un collar con gigantescas púas, de su cuerpo parecían salir llamas. Sulm al ver eso quedó totalmente aterrada, retrocedió levemente y sin darse cuenta rompió una ramita, la extraña criatura la miró y Sulm salió corriendo disparada devuelta a la cueva, soltó algunas lágrimas de miedo, miró hacia atrás para ver si no la seguía y chocó con una pata, era Drock
-Qué haces aquí? – dijo algo molesto y traía una pierna de venado en el hocico
Sulm:
-Es- es qué ha….ha… había una cosa extraña con púas, y fuego, papá qué eso!? Dio mucho miedo – gritó la pequeña loba entre las patas de su padre –Te dije que no salieras, esas cosas no existen, miró a Jazmin extrañado
Jazmin:
-Ven, calma, seguro tienes hambre – sonrió y la cargó hasta llegar a la cueva –Ya llegamos, no tienes nada de qué preocuparte, seguro viste algo mal, toma come esto te hará sentir mejor – le pasó un pedazo de carne
Sulm se lo llevó a un pequeño rincón, temblaba sin parar, “¿qué era eso?”, se preguntaba una y otra vez, hasta que finalmente quedó dormida.

La joven cachorra no dejaba de tener pesadillas con aquel extraño animal, le aterraba, sólo se la pasaba llorando en la noche. Pasaron así 2 meses más, la cachorra ya tenía 4 meses. Aún no dejaba de pensar en eso. Todas las noches salía a admirar la hermosa Luna y así calmarse.
Una noche, sus padres estaban dormidos, ella subió a la parte superior de su cueva, ya que era muy extraña, cómo una sola roca hueca. Era difícil subir, sin embargo, para ella era muy fácil. Miraba la Luna y las estrellas como siempre, un ruido entre los arbustos provocó que volteara bruscamente. Se quedó sorprendida, no era la extraña criatura ya que no olía así. Saltó de la cueva para descubrir que era. Se agazapó y caminó hasta ahí, no sabía nada sobre la caza, pero tenía muy buenos instintos. Esperó un poco y finalmente saltó sobre aquella cosa y puso sus patas sobre sus hombros, la cosa peluda gritó, Sulm gritó, la cosa volvió a gritar, Sulm le tapó la boca con su pata para que no despertara a sus padres. Con su cola movió unas hojas y la luz de la Luna iluminó a la cosa peluda, que resultó ser otro lobo, sólo que un poco más grande.
Sulm:
-Quien eres? Qué haces aquí? – preguntó y le quitó la pata de la boca
El pequeño lobo le contestó: -Me llamo Jacob! Soy el hijo de Sky! El Alpha del territorio… - Sulm le interrumpió –No me interesa. Estás fuera de tu territorio!! Alguien cómo tú debería tener niñeras – dijo burlona.
Jacob:
-Me escapé de ellas! No entienden que ya tengo 6 meses! Tengo que salir! –
Sulm:
-Uy sí. Grande – dijo seria y se le quitó de encima
Jacob:
-Bueno. Tú! Qué haces aquí? – dijo cambiando de tema
Sulm:
-Me llamo Sulm, aquí vivo – dijo seria
Jacob:
-Sí, pero deberías estar dormida. O no? – dijo arqueando una ceja
Sulm
-Sí, debería… Pero no importa, sólo estaba despierta, vigilando el territorio –
Jacob:
-Bueno, creo que eres muy pequeña para hacer eso. – Ladeo la cabeza
Sulm
-Sí… bueno, es qué ha visto unas extrañas criaturas….- bajó la cabeza
Jacob:
-Ah sí?.... Cómo cuáles? –
Sulm
-No te diré! – gruñó suavemente
Jacob:
-Anda! Puedes confiar en mí! – dijo con unos tiernos ojitos de perro
Sulm:
-Pues, son como nosotros, pero tiene fuego, y son extraños – dijo recordando
Jacob
-Woaaaa…. Los has visto! Creí que sólo eran leyendas que me decían las niñeras para que no viniera aquí! – dijo emocionado –Tenemos que ir al lugar donde lo viste!
Sulm
-No… no quiero volver ahí – dijo algo triste
Jacob
-Vamos…. Cachorrita… O qué te da miedo? – dijo burlón con una sonrisa de lado
Sulm
-Cállate animal! Ven! Vamos! – dijo seria y comenzó a caminar Jacob le siguió.
Al largo rato de caminar llegaron a un lugar donde los alrededores estaban algo quemados, sólo un pequeño círculo, no había más rastros. –Aquí es…- murmuró con algo de temor la cachorra
Jacob:
-Mira, que extraño. Y aterrador a la vez – dijo moviendo la cola –No hay nada más…que extraño, no puedo dejar de mirarlo –
Sulm:
-Genial por ti…. Pero falta cómo 2 horas para el amanecer, tengo que irme…- murmuró
Jacob:
-Qué!? Oh no…. Yo también! – dijo alarmado –Deberías venir conmigo! – sonrió
Sulm:
-No, gracias, aquí tengo a mi familia – dijo sumisa
Jacob:
-Bueno, lo discutiremos luego! Tengo que irme. Adiós Sulm! – dijo y comenzó a correr hacia su territorio
Sulm:
-Sí….- comentó al verlo partir y fue de nuevo a su cueva, a dormir, por lo menos un rato.

Aullidos inundaban el aire fresco de la noche. Drock salió de la cueva en la que se encontraban –Andando- ordenó con tono seco y comenzó a caminar con desgana con la cola arriba, la cabeza abajo pero la mirada al frente, como si estuviese asechando algo. Detrás de él salió la loba blanca, su pelaje era impecable más de lo normal por el reflejo de la nieve. Sulm asomó una pata y la puso con delicadeza en la nieve, dio unos pasos más y desapareció en un parpadeo, había caído a la nieve. Drock volteó al escucharla y le miró con desprecio, Sulm sólo bajó las orejas y salió de ahí. Todos siguieron caminando.
Después de una larga caminata podía olerse muchos lobos, cientos de ellos, aquella manada era grande, extremadamente grande, los ladridos, los saltos, la respiración agitada y el olor hacían que Sulm se inquietara. Sacudió la cabeza tratando de ignorarlos y entonces cuando salieron de los árboles pudieron ver a los lobos. Todo era tanta y pura felicidad que hizo que Sulm cambiara de opinión.
-¡Sulm! – le llamaron, ella volteó hacía la dirección del sonido
-¡Jacob! – saludó y corrió hacía él hasta casi chocar
-Oye, espera ¿Tu papá es Drock? – Preguntó extrañado
-Eh… sí – respondió -¿Por qué?
-Es qué… eres muy pequeña – puso su pata sobre su cabeza, era más pequeña que Jacob, claro, él era enorme
-¡Oye cállate! – río y se quitó la pata de encima
Un lobo alto y de gran porte de un color blanco como la nieve y unos ojos grandes y hermosos de color amarrillo miraba a los cachorros con extrañes, caminó entre los lobos quien se apartaron con profundo respeto hasta llegar a Drock, eran casi de la misma estatura, el Bollet era más grande sólo por su pelo alborotado en la cabeza y las orejas.
-Bienvenido de nuevo Drock – saludó con respeto
-Gracias Skylax – parpadeó lentamente –He vuelto con mi cachorra cómo prometí – abrió los ojos
-Claro – miró a Sulm
-Creo que ya se conocía – dijo el azabache tomando una pose dominante
-No me extraña, él es muy vago. – Explicó –Pero volviendo al tema, seguirás siendo Betta y Guerrero – le miró
-Cómo siem…- fue interrumpido por las palabras de Skylax
-Sólo que tu cachorra tendrá un rango bajo hasta que demuestre que merece algo más – echó las orejas hacía atrás tornándose elegante
-Está bien –
Continuaron ablando mientras que Jacob presentaba a Sulm a los demás
-¡JAAACOOOB! – se escuchó un grito que hizo que el mencionado frunciera el ceño
–Mi hermana….- murmuró con desagrado
-¡Ven! Huyamos antes de que venga – la empujó levemente y de pronto entraron a una bolita de lobos
-¡Hola! ¿Eres nueva? Hola… Hola… ¿Cómo llegaste aquí? ¿Quién eres? ¿A qué hueles? ¿Por qué hueles así? – de pronto fue acorralada en un árbol siendo atacada por cientos de preguntas. Ella estaba aterrada por un momento recordó a aquel animal que había visto en el bosque. Buscó con la mirada a Jacob, pero había sido secuestrada por un grupo de lobas, ya que Skylax, el Alpha de la manada era su padre tenía a varias lobas babeando por él, no sólo por su puesto, si no por si físico.
-¡Jacob! – exclamó y él le miró pero fue encerrado en el círculo de lobas.
Sulm no vio otra salida…levantó las patas y las dejó caer al suele fuertemente al mismo tiempo que gritaba -¡Cállense! – yo cual tuvo efecto, ya que los lobos se alejaron y dejaron de hablar. Todos ahí eran mayor que ella por mínimo un mes y también era la más pequeña en estatura.
-Cariño…- una femenina voz volvió a romper el silencio y los lobos le abrieron paso a las tres lobas –Oye, deberías dejar de revolcarte en las moras – sugirió y lanzó una falsa risa que fue acompañada por la de sus lacayos, digo, las dos lobas que estaban a sus costados, cuando ella paró de reír ellas también –Pero no tiene ningún rastro de moras – dijo la más pequeña de pelaje rojizo y ojos amarillos -¡Cállate! – Exclamó y le lanzó una mordida de advertencia
-Qué tú apestes cómo rata, no significa que yo tenga que oler igual – comentó la Bollet con una mirada seria, sería joven, pero no tonta. Los lobos bajaron las orejas y comenzaron a murmuras cosas
-Maldita…- gritó la loba de pelaje oscuro con algunas tonalidades lilas y moradas antes de lanzarse contra la Bollet, pero una gran pata le interrumpió el paso
-¡Largo! – Ordenó una loba alta y fuerte
-¡Ja! Algún día ella no estará para salvarte, moritas – bufó
-¡Ahora! – gritó y todos se fueron corriendo, menos el trío de lobas que se fueron caminando tranquilamente contoneando sus cuerpos de una manera para ellas “sensual” pero parecía que realmente se había roto todos los huesos
-Ven conmigo – ordenó de nuevo la loba, Sulm le siguió sin pensarlo. Jacob le miró y trató de gritar pero fue en vano porque una de las lobas le tapó el hocico.
Ambas lobas caminaron entre los árboles hasta perderse

Después de a ver caminado por un largo rato en el bosque la gran loba de ojos verde esmeralda que había detenido a las lobeznas hace un rato, rompió el silencio -Ya puedes irte - dijo seriamente en un tono cortante hacía la pequeña Bollet
-Pero... no sé cómo regresar...- balbuceó
-Qué dices? - Contestó grotescamente la loba y miró a Sulm de golpe -Acaso no tienes olfato? Sentido de orientación? Memoria? -exclamó mirando a la cachorra
-S.. Sí...- contestó desviando la mirada
-Entonces!? - preguntó de nuevo
-Es qué... yo...- No pudo terminar la frase cuando fue interrumpida de nuevo por la loba
-Cállate! Te llevaré de regreso... Y mañana te enseñaré algunas cosas - dijo en un tono más tranquilo -Dime, quienes son tus padres..? - preguntó dando la vuelta, caminando de regreso
-Jazmin Darak... Y Drock Bollet...- Contestó dando rápidos pasos para poder alcanzar a la loba
-Drock es tu padre? Y te tiene así? -Dijo arqueando una ceja -Siempre creí que los herederos de Drock serían fuertes, temibles e inteligentes...- agregó enfatizando la palabra "Inteligentes"
-Sí, no eres la primera que me lo dice...- dijo cabizbaja
-Por cierto. Me llamo Schädel.. y tú? - hacía tantas preguntas que comenzaba a colmar la poca paciencia de Sulm
-Sulm... - contestó levemente
-Sulm… ¿eh? ¿Te nombró así tu padre; no es así? – Volvió a preguntar y obtuvo su respuesta
-Ah sí es….- contestó sin mirarla caminaba viendo hacia enfrente
-Bien. Luego podría darte unas clases de caza. Por tus patas tan débiles se nota que es la primera vez que sales…- comentó mientras veía las extremidades de la Bolles
-Bueno…- se encogió de hombros –No… es la primera vez que salgo… Me duelen mucho las patas….- miró levemente a la que próximamente sería una de sus tantos tutores
-Humm… ya casi llegamos. No te preocupes… - Sonrió levemente mientras miraba a la cachorra, quien, le regresó una sincera sonrisa.
Después de una larga caminata Sulm ya podía escuchar el jugueteo de los lobos de su manada.
-Mañana vendré por ti, a enseñarte unas cosa - comentó
-¡Ah! Claro, me encantaría - sonrió la Bollet ansiosa
-Hasta mañana- se despidió y desapareció entre las sombras

Sulm corrió con con sus padres quien no habían notado nada de nada.

-¡Vamos Sulm!- unas patas grises corrieron alborotando la pacifica nieve, seguidas de otras patas grisáceas que corrían tratando de alcanzar al primer cachorro. Finalmente se pudo divisar al cachorro, Jacob jugaba con Sulm, quien le saltó encima y le mordió una oreja, Jacob le mordió una oreja a Sulm y cómo era más grande y más fuerte que ella la volteó haciendo que cayera, Jacob le siguió mordiendo la oreja, o mejor dicho masticándola, -Espera, tengo sed – Sulm le empujó con sus patas traseras y se paró –Pero aquí no hay agua, todos los lagos están congelados, tienes que comer nieve…- murmuró mientras caminaba –Aunque claro, cómo todo lo que digo, lo ignorarás por completo – dijo el cachorro mientras rodaba los ojos. -¡Allá! – Exclamó Sulm señalando un lago que no parecía estar tan congelado -¡Corre! – Sulm corrió hacía el lago, Jacob sabiendo que era peligroso trató de detener a su compañera -¡Pero espera! ¡Es peligroso! – gritó advirtiendo aunque fue ignorado.
La pequeña cachorra se acercó al lago hasta casi tocarlo, su legua no tocó el agua. Así que pensó apoyarse en la nieve, estiró su lengua para alcanzar el agua y estaba a punto de tocar el frágil hielo cuando una voz le interrumpió –Yo no haría eso si fuera tú…- murmuró una voz de niña, Sulm volteó con su lengua salida y una cara casi de espanto, rompiendo su concentración. Se tambaleó y casi cayó al agua de no haber sido porque Jacob la sostuvo entre sus dientes –Te lo dije- regañó Jacob a Sulm -¡Oye! – Sonrió – ¡Agárrame! – su cola se extendió hasta el hocico de Jacob, quien puso a la cachorra en el piso para luego agarrar su cola entre los dientes, Sulm se extendió hasta el lago y pudo beber felizmente, mientras que una sombra se acercaba a él
-¿Siempre es así? – La dulce voz de una joven lobezna interrumpió a Jacob de cargar a Sulm, la jaló rápidamente haciendo que se azotara contra la suave nieve -¡Heey! – Gruñó
-Desgraciadamente sí…- miró a Sulm y después a la pequeña loba, era más pequeña que Sulm y claro, mucho más pequeña que Jacob, aunque su estatura aparentaba más edad.
-¿Sulm? – una voz familiar llamó la atención de la pequeña grisácea -¡Oh! ¡Schädel! – Sonrió dulcemente la pequeña -Ah, hola, Kyrara…- caminó hacia Sulm lentamente pero con paso dominante sin dejar de mirar a la mencionada quien respondió a su saludo sólo con un lento parpadeo -¿Por qué no nos vamos ya Suz? – Agachó su grande cabeza hasta el pequeño cuerpo la grisácea que seguía en el piso –Pero, tenemos que alcanzar a la manada – interrumpió Jacob
-Tranquilo, dile a su padre que me la lleve yo – tomó al Sulm del cuello y la cargó hasta desvanecerse en las sombras del bosque
-Ah… ¿Drock? – Jacob tragó saliva y metió la cola entre sus patas -¿Qué pasa? – Preguntó la pequeña Jeylls con una sonrisa burlona
-¿Eh? No nada – tomó una pose dominante con la barbilla en alto y los ojos entre cerrados -¿Te da miedo, verdad? – arqueó una ceja, en su voz claramente se notaba lo burlona que era -¡No! ¡Claro que no! – Le miró –Es sólo porque no la conoces…- murmuró entre dientes mientras le miraba de reojo, era, más alto que ella – Pero he escuchado de él - Jacob se sorprendió levemente de que lo escuchará -Y bueno… Kyrara… ¿Cierto? Ahora tengo que regresar a mi manada y creo que tú también – dijo en un tono cortante y se dio la vuelta –No, me gusta estar en manadas diferentes. – Le alcanzó en un parpadeo –Además, quiero ver la paliza que te dará Drock cuando le digas que Schädel se llevó a su patética cachorra – rodó los ojos. Jacob gruñó y lanzó una mordida de advertencia a la de azulados ojos que resaltaban y se hacían aún más hermosos con esos puntos rojos debajo de ellos que resaltaban en su pelaje azabache. Kyrara sólo se alejó levemente y le miró sin expresión alguna –Será mejor que no vuelvas a decir eso – dijo firme, una orden.
-¿Y quién eres tú para ordenarme algo? – Habló con la barbilla en alto, Jacob que ya iba delante de ella y le ignoró -¿Vendrás o no? – le miró y se detuvo. Kyrara caminó hasta alcanzarle
-Llegamos Suz – sonrió Schädel y la puso con delicadeza en el abundante y verde pasto -¿Qué vamos a hacer? – Preguntó ansiosa –Te enseñaré a cazar…- respondió y olfateo el aire, Sulm le imitó.
-Pero antes…- interrumpió Schädel –Tengo que decirte que no deberían estar con los Jeylls – aconsejó
-¿Por qué lo dices? Además, no la conozco, sólo dijo que no me acercara al lago, lo cual creo que me avisaba de un peligro. – Comentó
-Sí, pero – habló tranquila –No son muy de fiar, cuando menos te lo esperes tendrás sus colmillos clavados en el cuello.
La pequeña grisácea ladeó su cabeza levemente sin entender mucho, estaba claro que ella no sabía nada sobre el significado de la muerte. –Bueno – continuó Schädel –Comencemos – comenzó a caminar al igual que la pequeña grisácea –Para –ordenó la imponente hembra a la cachorra, a unos pocos metros había una gran liebre de pelaje totalmente blanco y unos pequeños ojos rojos que resaltaban debido a su color. Schädel se puso en posición de asechar, hizo una seña a la cachorra para que se quedara ahí y viera todo, ella, lo hizo, se sentó con sigilo. La hembra avanzó lentamente sin hacer ni siquiera un solo ruido hasta que estuvo a una distancia prudente. La liebre torció las orejas hacia la derecha y Schädel no dudó en saltar sobre su presa quien dio un salto entrando en shock, claro que no fue más rápida que nuestra cazadora. Quien en un segundo le mordió el cuello brutalmente (para ser una liebre a la que mordiera) salpicando un espeso y pegajoso liquido de color rojo carmín que aterrizó sobre unos cuantos árboles y la nariz de la cachorra quien parecía aún más aterrada que la difunta liebre. La cazadora llevó la liebre hasta su aprendiz y soltó su cuerpo enfrente de ella, levantando un poco de nieve y lanzando pelos blancos que se escondían en la nieve.
-¿Lo viste? – preguntó Schädel con una sonrisa, enseñando sus colmillos con sangre.
Sulm, incapaz de responderle sólo siguió mirando a la liebre muerta con unas pupilas dilatas de terror. Alguien había muerto frente a sus ojos, ella no había comido nada que no fueran raíces o leche de su madre, ya que el escases de alimentos era demasiada en su territorio anterior.
-Levántate… - suplicó la cachorra -¡Levántate! – ordenó en no ver respuesta
Schädel miró a Sulm como si ella fuera la que estuviera muerta –Sulm…- murmuró –Esta muerto, jamás volverá a hacer algo en su vida más que llenarnos un poco el estómago…- explicó mientras agachaba su mirada hacía la liebre. Sulm no tenía miedo de nada ¿Por qué? Porque no sabía las consecuencias. No sabía el daño que sus pequeños colmillos podrían causar algún día.
-Anda, camina…- ordenó Schädel en tono leve mientras empujaba a Sulm con el hocico, quien camino sin decir una palabra hasta su manada.

-D-Dro-Droock – llamó Jacob entrando a una cueva que apestaba a carne podrida
-¡Buen olor, eh! – se burló al notar que Jacob arrugaba la nariz en forma de asco.
-Cállate… - miró a la Jeylls por el rabillo del ojo pero fue distraído por un par de voces
-Queda poco tiempo ¿La tendrás a tiempo? – Ladró la primera voz que parecía ser muy poco dulce
-Es una Ginguilius ¡Claro que estará a tiempo! – Contestó en un tono más sereno la segunda voz
-¡Nació demasiado tarde! Es una cachorra ¿¡Cómo la inscribirás así!? – Ladró más fuerte, parecía realmente enojado
-Desde siglos pasados ningún Bollet ha faltado a ese concurso ¡¡Así muera al principio ella irá!!
- gruñó ferozmente
<<¿Bollet? …Esa voz…. ¡Oh no! ¡Es Drock!>> Pensaba Jacob cuando sus pensamientos fueron interrumpidos por un lobo que apareció delante de él, desde la mismísima nada
-No es bueno espiar niño ¿Lo sabes, no? – preguntó estirando su cuello hacia el cachorro, era un lobo color gris oscuro con unos grandes ojos morados que era imposible no verlo sin pensar en Sulm, equipados con unas pupilas tan grandes que parecían hoyos negros.
-Sí…lo-lo Yo…- tartamudeaba tratando de decir algo
-¡Lo sentimos mucho! – Habló Kyrara –Yo tenía hambre y aquí olía a carne pensamos que alguien había dejado los restos de comida – explicó la Jeylls con una credibilidad impresionante
-Qué raro, tú Jacob tienes toda lo comida posible e inimaginable a tu alcance - sus patas avanzaron hasta dar a la el temido rostro del Bollet.
-Quería dejar a un lado que mi padre hiciera todo por mí – explicó Jacob
-Está bien…- comentó Drock quien avanzó solitario, ya que el otro lobo había desaparecido así como apareció
-¡Hija! Has llegado – saludó el Bollet a su pequeña, fue tras ella y le dio un empujón con el hocico haciendo que se estrellara con un árbol. Sus pupilas de ella se hicieron aún más pequeñas hasta parecer un alfiler, ella jamás pensó que su padre le pegaría.

-¡Drock! – Ladró Schädel con enojo mientras que avanzaba con rapidez hacia el mencionado quien la fulminó con la mirada
-¿Qué? – gruñó altanero
-Es muy pequeña ¡No la lastimes! – ladró de nuevo levantando la cola
Drock sonrió de lado y se sentó enroscando su cola a su alrededor –Sólo por ahora- murmuró mientras entre cerraba los ojos.
Sulm sacudió la cabeza y se levantó no logró escuchar nada de lo mencionado, a cambio de Schädel que sabía perfectamente a lo que se refería –Eres un maldito desgraciado, Drock – gruñó de nuevo enseñando sus colmillos. Jacob corrió hacía la cachorra –Sulm ¿Estás bien? – Agachó su cabeza para estar a su altura –Sí, sí, sólo fue un pequeño empujón – le miró. Kyrara al igual sabía a lo que se referían ellos, por un momento sintió lastima por Sulm, pero después su mirada se hizo seria y su pose dominante.
Drock sólo se paró con tranquilidad y le dio la espalda a Schädel –Vámonos Sulm – ordenó con calma, miró a la Jeylls de reojo y con dominancia, ella sólo le miró de la misma manera. Schädel desapareció en un parpadeo
Sulm se paró dando pasos rápidos tratando de alcanzarle. Jacob se acercó a la loba azabache -¿De qué hablan? – preguntó mirándole echando las orejas hacia atrás con elegancia
-Mi familia lo conoce cómo un juego de niños, aunque otros lo consideran sádico y estúpido – explicó sin mirarle –Los Dioses – continuó –Al no tener sangre, están tan sedientos de ella que matarían a todos con tal de poder beber un poco. Un grupo de lobos, se reúnen para matarse entre sí. No hay vuelta atrás si mueres, fin. No hay número ilimitado de lobos, se hace cuatro o seis veces al año. Sólo uno o en raros casos dos lobos pueden sobrevivir, la mayoría de los inscritos es por cuenta propia y tienen poderes que no podías ni imaginar –Miró a Jacob –Los Bollet’s siempre participan y ganan, Bollet’s y Jeyll’s son los que siempre se encuentran en la tabla de ganadores. Aunque Sulm, no tiene entrenamiento, poderes o por lo visto no tiene nada, será cómo matar a algo que ya está muerto, no pasará de la primera ronda, sin embargo, yo ganaré. No te preocupes, me encargaré de que su muerte sea rápida y sin dolor – dijo como consuelo.
Los ojos de Jacob se llenaron de odio y con facilidad la tumbó en el piso con gran fuerza -¡No puedes! – Ladró mientras que las nubes comenzaron a llenarse de rayos y bolas de fuego rodearon al macho – ¡Tienes que mantenerla viva! –Ordenó a Kyrara, tenía sus patas sobre sus hombros haciendo presión que con facilidad podría matar a un lobo común.
-¿Por qué lo haría? – preguntó sin inmutarse
Jacob relajó la mirada y su cuerpo –Sólo conócela, es imposible no enamorarse de ella- se le quitó de encima.

-Bien Su – dijo su padre de la mencionada –Te haremos fuerte- caminó y arrancó con facilidad una liana de un gran árbol que estaba sobre ellos –Ven acá- ordenó a Sulm quien obedeció de inmediato. Drock la rodeó con la liana y de alguna forma logró que sólo cortándola se le pudiera quitar, dejó un largo pedazo que arrastraba. Tomó una roca y la amarró al final de la liana. De nuevo reunió cuatro piedras más y las ató a las patas de la cachorra, ella las miraba sin entender.
-¿Papá? – Levantó la mirada para verlo
-Camina- ordenó él, Sulm de nuevo obedeció de inmediato. Dio un paso lento, luego otro, otro más y otro.
-Papá no me gusta – se quejó
Drock le miró con una sonrisa –Sólo recuerda que todo lo que hago es por tu bien – se acercó a ella y le dio un abrazo.

Skylax ya había asignado a Drock y su familia un espacio en la cueva, era una cueva grande, gigante, tenía unos pequeños agujeros en donde se filtraba la luz, estaba seca y tenía una temperatura agradable, los lobos se tenían su propia zona, aunque cabe destacar que el de Drock era el más grande además de que estaba elevada, se reunían entre padres e hijos para tener su propio espacio, su pedazo de la cueva y ahí hacían sus madrigueras. Era la primera vez en la que Sulm entraba, delante de ella estaba Drock y detrás de ella estaba su madre, Jazmin que se le notaba a simple vista que no estaba contenta tal vez por las piedras atadas a las patas de su cachorra y la otra que arrastraba que le provocaban a ella una tremenda rabia, mientras que a Sulm fingía no molestarle, aunque hacía un gran esfuerzo al tratar de caminar y de vez en cuando se quejaba dando pequeños chillidos.
Cómo todos los lobos estaban afuera el silencio parecía mortal, sólo por el hecho del molesto ruido que hacía la roca que arrastraba la cachorra grisácea.
-Bien- dijo Drock y se detuvo en una división de la cueva, prácticamente era una pequeña cueva dentro de otra –Llegamos – no tardó en aparecer una joven loba que apenas parecía de un año, flaca sucia y descuidada y no era porque careciera la comida o porque no hubiera oportunidad para ella, sólo que la loba le gustaba estar así
-¡Oh! Vaya, llegaron – dijo sin mucho entusiasmo y avanzó un poco, su cuerpo se iluminó un poco con la luz, era alta, de un color gris más obscuro que Sulm, tenía una oreja recta y la otra estaba doblada de la punta, tenía una cicatriz en su hocico de lado a lado, su pecho era de color gris al igual que una línea que recorría desde su nuca hasta el principio de su cola. Al verla Jazmin soltó un gruñido leve que fue sólo audible por Sulm, quien miro de reojos a su madre y luego captó la atención en las palabras de su padre
-¡Karol! – Subió el tono de su voz –Sí uno no está contigo no te cuidas – reclamó.
Karol miró a Sulm fugazmente con odio y luego miró a Drock -¡Ay papá! – gritó quejándose de mala manera.
Sulm retrocedió levantando las orejas y los ojos como platos, olvidó la piedra que siempre estaba detrás de ella y tropezó dando una vuelta hacia atrás y cayendo torpemente boca arriba. Karol rompió a carcajadas burlonas, pero Jazmin lanzó un ladrido amenazador que hizo que incluso Drock se sorprendiera, aunque Karol metió la cola entre las patas y se encogió haciendo un ovillo.
Sulm luchaba por pararse, aunque las piedras de las patas no se lo permitían, Jazmin la tomó del pellejo del pescuezo y la levantó con facilidad
-Sulm, ella es tu hermana, Karol – Sulm seguía sin entenderlo, pero Karol sabía todo perfectamente, dejándose llevar por sus impulsos saltó de la cueva sobre Sulm, aunque Jazmin le lanzó una mordida que llegó exitosamente al cuello de Karol, la azotó al piso para luego levantarla y lanzarla cómo si un trapo se tratara. Drock de una zancada llegó con Jazmin y soltó un ladrido y después mordió el aire. Jazmin ladró a la defensiva aunque Drock corrió con Karol y la levantó
-¡Karol! – Gruñó -¡No vuelvas a hacer eso! – regañó con firmeza. La joven loba rompió en llanto y salió corriendo de la cueva -¡Karol! – llamó Drock, pero ella no vino.
Jazmin miró a Drock quien pegó las orejas a la cabeza –Lo siento – se acercó a Jazmin y puso su cabeza contra la suya –Esperaba que se lo tomara mejor – Sulm sólo se quedó atónita y en shock, había visto demasiadas cosas en tan pocos días, al parecer Jazmin lo notó
-Cariño… - murmuró y la cachorra volvió en sí, dio un salto al escuchar su nombre, las piedras prácticamente se volvieron plumas, pues Sulm corrió hacía donde había salido Karol, se tropezó en la subida y calló de cabeza, la piedra que arrastraba le calló en el estómago sacándole el aire, al mismo tiempo que soltó un fuerte chillido de dolor -¡Sulm! – gritó Drock asustado, pero las fuerzas regresaron a la cachorra y subió a la plataforma de la entrada de la cueva y entró corriendo.
Echado en el pasto estaba Jacob con dos lobas a sus costados que serían sus niñeras, tenía la cabeza entre sobre sus patas delanteras con total aburrición. Karol pasó corriendo fugazmente, él afinó las vista para verla de lejos < ¿Karol?...Karol y sus berrinches, la hija de Drock y Minti es muy… ¡La hija de Drock y Minti! ¡Sulm es hija de Drock y Jazmin!...Ay no…> pensó y corrió sin que sus niñeras hicieran algo por atraparle.
Jacob derrapó en la entrada de la cueva general, repentinamente con sólo tocar a su cabeza vino todo lo que había pasado -¡Sulm! – gritó terminando su visión, corrió con una velocidad sorprendente hasta llegar al lugar de Drock, donde lo vio a él y a Jazmin.
-¿¡Qué haces aquí!? – Gruñó Drock
-Yo, sólo quería ver a Sulm… de alguna forma vi…- ladeó la cabeza y fue interrumpido por Jazmin
-Ve – murmuró y Jacob lo hizo de inmediato

-¿Sulm? – Preguntó Jacob buscándola con la mirada y caminando, tropezó con un hueso que rodó hasta chocar con una roca, -¿Sulm? – Preguntó de nuevo hasta que una explosión olor a frambuesas con zarzamoras, moras y fresas llegó a su nariz –Sulm – caminó un poco más siguiendo su olor, al fin la encontró echa un ovillo al final de la cueva, iluminada por una rayo de sol que se filtraba con unas rocas –Sulm…vamos – Murmuró caminando hacia ella. Al ver que no respondía le movió con una pata. Sulm dio un salto –Quítamelas – pidió –Quítamelas por favor – imploró ella refiriéndose a las piedras.
Jacob pasó una de sus garras por cada liana cortándolas fácilmente. –Listo – murmuró. Él soltó un leve gruñido al ver las marcas que le habían causado.
-Sulm…- le susurró y se acostó a un lado de ella. Sulm recargó su cabeza en el lomo de su fiel amigo. Pasaron los minutos como agua entre los dedos. La cachorra lloró en silencio hasta dormir, despertó y Jacob seguía a su lado.
-Ven – ordenó él con cariño y se levantó despacio. Sulm también se levantó y le siguió hasta una pequeña salida de la cueva. Sulm salió después que Jacob, comenzaron a caminar con un rumbo especial que conocía Jacob a la perfección
Voz:   By: Taylor Swift ^^
Imagen:
avatar
Kelly MH.
Lobezno
Lobezno

Femenino Virgo Cabra
Mensajes : 1
Experiencia : 3
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/08/2014
Edad : 14
Localización : Zonas oscuras, al mas alla del territorio

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi Personaje de Rol Sulm

Mensaje por Alaska el Miér Ago 06, 2014 2:56 pm

bienvenida y ficha aceptada puedes comenzar a rolear
tema cerrado


por mas lejos que estes,la manada nunca te olvidara
avatar
Alaska
α ADMINistrador α
α ADMINistrador α

Masculino Géminis Rata
Mensajes : 9275
Experiencia : 9853
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 22/09/2012
Edad : 21
Localización : al frente de la manada

http://nochedeloslobos.gratis-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.